sábado, 13 de agosto de 2011

SOLANO LOPEZ, EL ETERNAUTA DE OESTERHELD Y LA OPERACIÓN MASACRE DE WALSH

Buenos Aires, 13 de agosto (Télam, por Daniel Brion). Soy Daniel Brión, hijo de Mario Brión, una de las personas asesinadas en los basurales de José León Suárez en junio de 1956. La vida me dio la oportunidad de poder leer de adolescente, entre tantas cosas, El Eternauta, y disfrutar en él los maravillosos dibujos de Solano.
 
Cuando apareció en la Revista Fierro el inolvidable trabajo del maestro, dando vida a lo sucedido en la masacre de los basurales al ilustrar -en historieta- Operación Masacre, me pareció con toda sinceridad, que era una falta de respeto que se continuara utilizando el cuadro de Goya sobre los Fusilamientos de La Moncloa para ese fin.
 
Los Fusilamientos, de Goya, es una obra que reproduce una escena real ocurrida en Madrid, los fusilamientos del día tres de mayo de 1808 en la Moncloa por las tropas invasoras francesas de Napoleón Bonaparte, contra los españoles que el día anterior protagonizaron una revuelta popular, para tratar de impedir el traslado a Bayona, Francia, del hijo pequeño del rey Carlos V, el infante Francisco de Paula, revuelta que inició el conflicto de la Guerra de la Independencia.
 
Se trata de una pintura que expresa de forma conmovedora y con gran patetismo la violencia sin sentido que la guerra encarna.
 
Es más, en adelante, todos quienes busquen algo para ilustrar este tema deberían utilizar los dibujos de Solano López y no los de una Guerra en España.
 
Un día me presenté a Solano López y le explique lo que pensaba, que estando sus dibujos, donde muestra como son asesinados por la dictadura mi padre y sus compañeros, no podía seguir utilizándose el cuadro de Goya, donde además se trataba de una guerra. Y lo de junio de 1956 no fue una guerra, fue el comienzo de las dictaduras genocidas en la Argentina contemporánea.
 
Solano me contesto admirado, -"¿Quien me iba a decir que a tanto tiempo me encontraría con el hijo de uno de esos hombres?"
 
Le pedí permiso para utilizar el cuadro de la historieta donde muestra en primer plano a mi padre (con su polera blanca) cayendo baleado por la espalda, entre todos sus compañeros, y nuevamente con su sencillez y humildad me respondió -"Es para mi un honor que usted utilice mi dibujo para la tapa de su libro donde cuenta todo lo que pasó entonces, déle nomás”. Y yo lloré.
 
Hoy me entero que Solano López ha pasado al Comando Celestial, y nuevamente lloré, lo recordé con la misma simpleza con la que vivió y quería contarles esta anécdota y enviarles un abrazo enorme de mi parte y de mi familia.
 
Solano fue un militante, un maestro, pero fundamentalmente una buena persona, admirada y querida.
 
Seguramente Héctor Germán Oesterheld, Mario, mi viejo, Perón, el General Valle, Evita, Scalabrini, Jauretche, Fermín Chavez, el Pepe Rosa, y tantos otros lo deben haber recibido allí donde nuestros grandes patriotas se reúnen para guiarnos y para protegernos y hoy estarán contándose anécdotas entre todos ellos. (Télam) 

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails