martes, 16 de agosto de 2011

CAMPO: La Presidenta cosechó donde antes había piquetes

El oficialismo obtuvo triunfos categóricos en la mayoría de las localidades agropecuarias, incluidas aquellas donde tienen peso dirigentes rurales como Buzzi, De Angeli y Llambías. Y el ministro de Agricultura ganó en la primaria bonaerense para diputados.

Por Sebastián Premici
 
“Scioli va a tener que poner las barbas en remojo. El oficialismo kirchnerista o cristinista está en problemas. No será nada raro que haya sorpresas en octubre”, había sentenciado Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, tras las elecciones en Santa Fe, como una forma de instalar nuevamente la oposición campestre. Pero tres semanas después de ese sufragio y a tres años y medio del conflicto por la resolución 125, Cristina Fernández de Kirchner obtuvo el domingo una amplia mayoría en todas las ciudades netamente agropecuarias. En Constitución, Santa Fe, donde está ubicado el pueblo oriundo de Buzzi (J. B. Molina), el oficialismo ganó con el 39,3 por ciento de los votos; en Gualeguaychú, Entre Ríos, la tierra del combativo Alfredo De Angeli, el FpV obtuvo el 41,34 por ciento. Y en la provincia de Buenos Aires, el Gobierno se impuso en todas las localidades trigueras, sojeras y ganaderas, salvo en Puán.

Durante la inauguración de la última exposición de la Sociedad Rural, el mes pasado, Hugo Biolcati manifestó que el “kirchnerismo está llegando a su fin”. Y para argumentar ese vaticinio, enumeró una serie de conflictos rurales, como los vinculados a la comercialización del trigo, principalmente en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, en una de las principales zonas trigueras de la provincia, como Tres Arroyos, la fórmula Fernández de Kirchner-Amado Boudou arrasó con el 52,68 por ciento de los votos, muy lejos de Eduardo Duhalde (13,43 por ciento). Pero Biolcati insistió ayer en que volvería a pronunciar el discurso que presentó hace un mes en la Rural.

“Mientras la Presidenta otorgaba beneficios y ampliaba derechos y garantías a amplios sectores de la población, el discurso de la oposición era puro libremercado y neoliberalismo, es decir algo totalmente alejado de la realidad”, interpretó ante Página/12 Pedro Peretti, dirigente de Federación Agraria. Según el federado, hombre clave dentro de la entidad, las mejoras en el sistema jubilatorio y la aplicación de la Asignación Universal por Hijo “les cambiaron la vida a muchas personas del interior del país”.

La contienda electoral en la provincia de Buenos Aires, en la categoría de diputados nacionales, también enfrentaba dos modelos agropecuarios. Por un lado estaba Julián Domínguez, ministro de Agricultura y uno de los artífices en mejorar la relación con algunas entidades agropecuarias, y por el otro Mario Llambías, ex presidente de CRA y candidato por la Coalición Cívica. El primero obtuvo el 53,70 por ciento de los votos, mientras que el segundo consiguió un magro 3,54 por ciento.

“También fue una tremenda derrota de la Mesa de Enlace, que había adoptado la postura más dura de (Elisa) Carrió. Hará falta una fuerte autocrítica”, manifestó a este diario un dirigente de ese nucleamiento que prefirió el anonimato.

Otros lugares emblemáticos de la provincia bonaerense durante el conflicto por la 125 fueron, por ejemplo, Olavarría y Azul, donde anteayer los candidatos presidenciales del FpV obtuvieron un 54,22 por ciento y un 48,25, respectivamente. De esta última localidad es la dirigente “autoconvocada” Cristina Boubee, que en un diálogo con Página/12 había recomendado en aquel momento la salida anticipada del Gobierno de Fernández de Kirchner. “No queremos un golpe de Estado, sí un grito de Libertad”, había dicho la ganadera.

Por otro lado, las ricas zonas de Pergamino y Campana también representaron una victoria del oficialismo nacional, con el 39,07 por ciento en la primera y el 53,06 por ciento en la segunda, mientras que una de las victorias más contundentes en el interior bonaerense fue en Las Flores (59,75 por ciento).

“En 2008 la gente sólo quería bajar las retenciones y no cambiar un gobierno. Además, el asistencialismo es muy grande, hay un voto cautivo. Pero el gran fracaso fue de la oposición, que no pudo unirse”, trató de explicar a este diario Juan Ferrari, de la FAA de Gualeguaychú. “El voto del campo nunca cambió, siempre fue cercano al 20 por ciento”, intentó justificar Javier Menchiori, de la Sociedad Rural de Gualeguaychú. En esa ciudad, el FpV obtuvo el 41,34 por ciento de los sufragios, contra el 16,37 por ciento de Duhalde y un 13,41 por ciento de Alfonsín.

Las dos regiones emblemáticas de la Pampa Húmeda, Córdoba y Santa Fe, tampoco fueron la excepción en relación a los resultados generales. En el departamento de San Lorenzo (Santa Fe), donde se dieron los piquetes de las industrias metalmecánicas, el kirchnerismo obtuvo el 41,45 por ciento de los votos, mientras que en Constitución CFK superó a Binner por diez puntos. En esta región está la localidad de Máximo Paz, un enclave netamente de la Federación Agraria, donde Binner sólo pudo superar a la Presidenta por 30 votos.

Por su parte, en la zona sojera de Córdoba –el departamento de Unión–, el FpV ganó con el 35,51 por ciento de los votos, mientras que en el departamento de Marcos Juárez, donde está ubicada la localidad de Leones, la capital nacional del trigo, la Presidenta obtuvo el 31,1 por ciento de los sufragios, contra el 21,4 por ciento de Duhalde.

–Desde las entidades agropecuarias, ¿no se equivocaron en la lectura política del actual contexto? –preguntó este diario a Menchiori.

–No supimos transmitir el mensaje o los partidos políticos (de la oposición) no lo hicieron porque la situación claramente no está mejor que en 2008. Una cosa es cómo se interpreta la realidad y otra la realidad misma. Lo lamentable fue el desempeño de la oposición –respondió el dirigente rural, quien eludió pronunciarse sobre la responsabilidad del ruralismo.

Fuente: Pagina12

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails