sábado, 9 de junio de 2012

RINCON BOMBA: Crimenes de Lesa Humanidad en el Impenetrable. (Primera Parte)

09/06/2012


En Octubre de 1947, centenares de originarios pilagá fueron masacrados en un lugar llamado “Rincon Bomba”, a cuatrocientos metros de la entrada a la localidad de Las Lomitas en la provincia de Formosa.

Hoy, en el Juzgado Federal Nº 1 de Formosa tramita una causa por delitos de lesa humanidad donde se investigan estos hechos, que dieran origen al documental de Valeria Mapelman “Octubre Pilagá – Relatos Sobre el Silencio”. Se trata de la causa “Costas Leandro Santos”.

Cuando la Ministra Nilda Garré ocupaba el Ministerio de Defensa, desclasificó y ordenó al Estado y a la Gendarmería  remitir todos los antecedentes del caso, que hasta ese momento revistaban el carácter de “secreto de estado”. También ordenó que se conteste ítem por ítem la requisitoria de los fiscales intervinientes.


El avion utilizado.
Bautismo de fuego:

Al ocurrir esos hechos, la Agrupación Transporte de la Fuerza Aérea Argentina, mediante Orden del Dia Nº 1657 del 16 de Octubre de 1947 detalla el envio de un avión que salió de El Palomar con rumbo a Formosa tripulado por el Teniente. Abelardo S. Sangiacomo, el Alferez Carlos Smachetti, los mecánicos Cabo May. Bravo Bocaz y Cabo Humberto Albani, y el Radio Operador Sargento Alejandro Dubini.

Allí pudimos enterarnos que el bautismo de fuego (propio), de la Fuerza Aerea Argentina no fue en la guerra de Malvinas, sino en 1947 en Formosa, ametrallando y bombardeando al pueblo pilagá.

La propia Fuerza Aerea, en el Tomo II, capitulo XI, 1997,  de la “Historia de la Fuerza Aérea Argentina”, incluyó bajo el título “De un avión y de lanzas – El Ultimo malón” el relato de esta participación, que fue en apoyo a la Gendarmería Nacional.

En el relato señalan que se trataba de “indios de pelea” en numero de 1000 con los que contaba el Cacique Pablito, siendo el total los integrantes de la “tribu” entre 7.000 y 8.000 aborígenes. Expresa que ”…La Gendarmería fue convocada para sofocar el alzamiento. La intervención prevista para el avión JU-52T-153 fue tanto en transporte de refuerzos – personal y material, para las guarniciones de Gendarmería como para el reconocimiento del terreno y localización de los revoltosos”.

Cabe recordar que, luego del ametrallamiento de adultos, mujeres, niños y ancianos en Las Lomitas por parte de Gendarmería, los pilagá huyeron por el monte en varias direcciones, siendo perseguidos, fusilados, sus niñas violadas en diversas localidades.

Al avión le fue removida su puerta e instalada allí una ametralladora Colt Calibre 7.65 mm desde la cual disparaban a los originarios que huian por el monte luego de la masacre en el Madrejon que corre al costado de Las Lomitas.

Finalizan su relato diciendo que “así termina esta ‘anécdota’, verídica, con el respaldo de una orden del día que la encuadra en el tiempo, material y personal que interviniera… Así ocurrió y así acabó ‘el último malón’, el enfrentamiento parcial e ‘incruento’ pero significativo, de la lanza contra el avión, de la ‘barbarie y la civilización’.

Mientras tanto, los pilagá, que dejaron numerosos muertos en este vergonzoso suceso, relatan que fueron ametrallados y bombardeados por ese avión.

El juez ametralladorista

Leandro Santos Costa era en ese momento un joven alférez de Gendarmería. Participó activamente en la masacre de los pilagá.

Por Orden 2595 el Director General de Gendarmería Nacional lo felicita por la “valerosa y meritoria intervención llevada a cabo contra el alzamiento de indígenas pilagá el día 14 de octubre de 1947, en cuya emergencia no titubearon en afrontar la grave situación para su vida que el caso les deparaba”. Tambien lo ascendieron.

Costas era el jefe de sección Ametralladoras Pesadas. En su asecenso se tuvo en cuenta la “valerosa y meritoria intervención llevada a cabo contra el ‘alzamiento de indígenas pilagás el 14 de Octubre de 1947, en cuya emergencia no titubeó en afrontar la grave situación para su vida que el caso le deparaba”.

Costas se retiró en 1960 de la Gendarmería, y luego, ya como abogado, llegó a ser Juez Federal de Formosa, en el mismo juzgado que hoy lo imputa por crímenes de lesa humanidad.

Costas hoy tiene 88 años y evitó su indagatoria el 6 de junio de 2012 presentando un certificado médico.

Los imputados por la masacre de Rincon Bomba son numerosos, la inmensa mayoría fallecidos, como numerosos son los sobrevivientes que demandan justicia por la muerte de sus familiares: Hace dos años murieron dos abuelas sobrevivientes en La Bomba: Lichet´a y Marta, y Desaén, de nombre en el DNI Julio Suarez.


Reacciones:

3 comentarios:

Que loco, un juez que no viene de la familia judicial, y quien se ha superado a base de esfuerzo, sea vapuleado por haber trabajado en Gendarmería.
Más que memoria de la tierra, esta página pareciera ser "somos abogados y lo único que queremos es cobrar honorarios", no nos importa producir prueba total con un libro escrito ganamos un juicio.

Los crímenes de lesa humanidad no prescriben... Da muchísima más vergüenza saber que en la época de un gobierno que la historia lo señala como de reivindicaciones sociales, se premiaba con ascensos a los ASESINOS DE GENTE INOCENTE... y no importa hoy si esos asesinos aparentar ser viejitos indefensos de 88 años... SON Y SEGUIRÁN SIENDO ASESINOS aún después de fallecidos.

Esto va para vos "anónimo" que seguro sos algún pariente de ese viejo asesino Costas devenido en juez!!!

¿Hay más información sobre el ametralladorista que después fue juez? ¿Fue juez en Formosa? Hay gente que dice que no.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails