viernes, 30 de abril de 2010

Yo publiqué los carteles que denuncian a los periodistas de Clarín, por Joe Cornejo

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) El jueves 15 de abril se realizó una movilización desde Congreso a Tribunales. Miles de personas – se discutió mucho sobre el número exacto – marcharon por la aplicación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La masividad del acto no eclipsa que fue la última de una batería de actividades que se vienen haciendo por la concreción y aplicación de la legislación mencionada.

En el itinerario de la marcha, habían pegado un afiche. Este preguntaba si se puede hacer periodismo independiente trabajando para una mujer que tiene apropiados desde la última dictadura a sus dos “hijos” (Felipe y Marcela). Seguido a eso, publicaba en formato carnet, los rostros de los periodistas más insignes del Grupo Clarín. El oligopolio recurrió al repetido truco de denunciar una supuesta estigmatización que hacían los carteles contra sus reporteros, ocultando así la talla de la manifestación popular acontecida.

Nosotros, militantes devenidos semiólogos, no nos sorprende la táctica utilizada por el Grupo para desacreditar el activismo de las masas. En cambio, sí genera frustración cuando funcionarios e intelectuales de reconocido compromiso con el campo popular compartían el criterio del oligopolio y salían a repudiar los afiches. ¿Acaso Clarín, en las sucesivas portadas, no ha escrachado el buen nombre de muchos militantes?

Sin ir más lejos, en la tapa del sábado 24 de abril, y sobre este mismo tema, exponía afirmaciones del titular del Comfer, Gabriel Mariotto, que nunca había realizado. ¿No fue el dibujante insignia de Clarín, el buen Sabat, el que dibujó en tamaño A3 un retrato de la presidenta con una cruz en la boca? ¿No es el mismo que pintó al secretario general de los trabajadores, Hugo Moyano, con las manos ensangrentadas? ¿Salió el dialoguista Joaquín Morales Solá, el progresista Ernesto Tenembaum, el comprometido Santo Biassati a repudiarlo?


Así como el Grupo Clarín no intenta morder su propia cola, la militancia popular no debiera avergonzarse de denunciar a estos fariseos de la información. Yo no publiqué los carteles que denuncian a los periodistas de Clarín, pero defiendo a quién lo hizo. Porque sino, un día el campo nacional terminará por arrepentirse de haber desafiado al “periodismo independiente”.(Agencia Paco Urondo)

Reacciones:

2 comentarios:

Absolutamente. Las reglas del juego tienen que ser iguales para todos, estos tipos se creyeron que son el ombligo del mundo. Lamentablemente les vamos a demostrar una y otra vez que se les terminó la impunidad, porque lo decidimos nosotros, algunos de los ciudadanos que ellos suelen llamar "la gente".
Parece que "la gente" esta enojada.
Saludos.

Cumpa, te robo la imagen. Es muy gráfica. Abzo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails