jueves, 15 de abril de 2010

La senadora que habilitó el quórum

Página 12

“Decile que me perdone”, dijo cuando le avisaron que la esperaba afuera un llamado de la presidenta Cristina Fernández. En el Congreso vinculaban su decisión con el deseo de que su hijo sea candidato a vicegobernador por el PJ en 2011.

Por Sebastian Abrevaya

Entró sin sacarse su piloto negro. Se sentó en su banca, pidió un vaso de leche y abrió un libro sobre la deuda externa escrito por el senador Eric Calcagno y por su padre. La oposición ya se había preparado para un nuevo fracaso y se proponía pedir el descuento a los inasistentes en la sesión de hoy. Buena parte de los 36 senadores no oficialistas y opositores, entre ellos el senador Carlos Menem, estaba fuera de sus bancas. Pero apenas se percataron de que en el sector del hemiciclo perteneciente al oficialismo se había sentado Adriana Bortolozzi (PJ-Formosa), empezó a correr la orden de que todos concurrieran a sus bancas para formar quórum. El último en sentarse fue el porteño Samuel Cabanchik, que estaba afuera del recinto. Tal fue el apuro por sentarse que se tiró de cabeza en una silla del sector oficialista. “Habiendo quórum iniciamos la sesión”, afirmó Julio Cobos a las 14.30 y se escuchó el aplauso de los 37 presentes.


Inmediatamente se inició la sesión y la oposición propuso modificar el orden del día. La senadora Marina Riofrío se acercó a pedirle a su compañera de bloque que se levantara de su banca. “Decile que me perdone”, le dijo Bortolozzi cuando su compañera le avisó que la esperaba afuera un llamado de Cristina Fernández. El prosecretario administrativo, Mario Daniele, también se acercó, e incluso el propio jefe del bloque K, Miguel Pichetto, le pidió que saliera un segundo para hablar. “No me muevo de acá, deciles a todos que bajen”, repetía la senadora. “Néstor es un enfermo mental”, se exasperó un segundo antes cuando conversaba con Riofrío.

Bortolozzi señaló que ella no participa de las reuniones del bloque del FpV y que su actitud tuvo como objetivo destrabar el funcionamiento del Congreso. “Estoy acá por mi propia cuenta y riesgo. No tiene nada que ver mi gobernador, mi marido (el vicegobernador de Formosa), mi hijo ni mis compañeros. Para defender a nuestra primera mandataria, a quien le estoy muy agradecida por las cuantiosas obras que ha dado a nuestra provincia... La peor manera de defenderla es no sesionar. Estoy sola, tengo miedo, pero me voy a quedar acá todos los miércoles”, aseguró cuando pidió el uso de la palabra.

Fuentes del bloque K aseguran que la senadora nunca manifestó su decisión de dar quórum. Su comprovinciano, José Mayans, reveló que también lo tomó por sorpresa. La senadora, de 61 años, es la esposa del vicegobernador Floro Bogado, segundo de Gildo Insfrán, un hombre leal a la Casa Rosada. Bortolozzi es abogada, fue ministra de Acción Social en su provincia. Se desempeñó como diputada provincial, luego fue electa diputada nacional en dos oportunidades y en 2005 llegó a la Cámara alta. Varios hombres del oficialismo señalaban que su decisión respondía a una interna provincial.

De acuerdo con fuentes parlamentarias, Bortolozzi y Bogado pretenden que su hijo, Adrián Floro Bogado, sea candidato a vicegobernador por el PJ en 2011. Con la reelección de Insfrán prácticamente asegurada, la disputa se dirime entre él y Mayans, quien resiste la postulación de Bogado hijo y alimenta esta interna del justicialismo formoseño.

Por otra parte, el propio Floro Bogado expresó el viernes su reclamo de que el impuesto al cheque –uno de los temas a tratar ayer en el Senado– sea coparticipable. “Tenemos que hacer más federable todo –expresó el vicegobernador en declaraciones radiales–, porque en materia de salud y educación a las provincias nos han cedido el servicio pero no nos han dado los servicios para poder solventarlos.” Bogado aclaró que su pedido “no es sólo el impuesto al cheque y la ley de coparticipación”, pero que una nueva ley que coparticipe los impuestos “está pendiente y es un deber”.

El año pasado, Bortolozzi presentó 74 iniciativas parlamentarias. Entre sus proyectos sobresalen propuestas para despenalizar el aborto, la marihuana y eliminar el carácter público de la Iglesia. Una de sus iniciativas postula el “derecho a morir con dignidad” y contempla disposiciones anticipadas para que las personas puedan decidir cómo pasar sus últimos días en caso de hallarse en estado terminal.

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails