jueves, 22 de abril de 2010

PILAGÁ: EL ASESINATO DE DE QAINQOÑE' N

La década del 80 marcó una lucha histórica de los pueblos indígenas de Formosa por la recuperación de sus tierras. Con la sanción de la Ley 426 “Integral del Aborigen”, merced a la lucha y movilización de los pueblos Qom, Pilagá y Wichí se recuperaron 300.000 hectáreas, insuficientes por cierto, pero que llevaron seguridad jurídica a aquellas comunidades que obtuvieron la propiedad comunitaria de sus tierras.

Este proceso, reavivó la discriminación y el racismo contra los indígenas con los remanidos argumentos de “para que quieren la tierra si no la van a trabajar” y otros por el estilo.

Las manifestaciones del odio no tardarían en llegar. El 27 de febrero de 1987 es asesinado Qainqoñe´n, documentado como Atilio Caballero, indígena pilagá de la Comunidad Pozo de Molina, ferviente luchador por la recuperación de las tierras que señorearon sus antiguos. Lo asesinó un criollo de la zona de apellido Matorras.

En ese momento la comunidad estaba trabajando en la apertura de picadas para la mensura del título de propiedad comunitaria. El Instituto de Colonización y Tierras Fiscales había aprobado la tierra a mensurar. Ese día, Qainqoñe´n fue asesinado a tiros –otros dicen con cuchillo- por el hijo de Fermín Matorras de apodo “Jimmy”. Su cuerpo fue encontrado el 7 de marzo de 1987 en un pozo, en posición vertical, cabeza abajo.

Su matador fue detenido.... tan solo ocho días. Hoy  la familia Matorras vive en la cercana localidad de Posta Cambio Zalazar. Nunca hubo justicia para Qainqoñe´n y su comunidad. Sus hermanos lo recuerdan cada año como un mártir de la Nación Pilagá. Como un líder sabio y luchador por los derechos, quien regó con su sangre la tierra comunitaria en la que hoy vive su gente.

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails