viernes, 14 de octubre de 2011

FORMOSA: LAS CHISPAS DEL EVANGELIO

Estos días se ha publicado una nota de la periodista Alicia Barrios, en el Diario Crónica, en la que se denuncia al sacerdote y candidato a gobernador de Formosa Francisco Nazar que se presenta en alianza con la UCR de Ricardo Buryaile y los peronistas disidentes. Se lo acusa de haber tenido dos hijas con una mujer indígena wichí en la comunidad La Mocha, del Departamento Ramón Lista de Formosa, donde el  cura vivió durante mas de 20 años, trabajando en la promoción de las comunidades.

Se contrasta su actitud con la del Presidente Lugo quien habría reconocido a sus hijos.

La veracidad de esta denuncia la desconocemos así que no opinaremos desde la crítica de una moral que no compartimos. Desde lo humano, nos alegra que Francisco haya sido padre si efectivamente lo fue.

La nota en cuestión es solo una muestra más de la forma miserable de hacer política en tierras formoseñas basada en la descalificación personal. La misma en las que el candidato opositor frecuentemente incurre.

De todos modos, la nota contiene una serie de afirmaciones que no se pueden calificar más que de “perversas”.

Pasionistas:
Se afirma que Nazar en la década del 70 se instaló en Ramón Lista huyendo de una diáspora de la Orden Pasionista.  Para aquellos que desconocen la trayectoria de esta orden, es la misma de Bernardo Hughes, párroco de la Iglesia de la Santa Cruz de Buenos Aires donde se reunían las Madres de Plaza de Mayo y donde Astiz se infiltró para secuestrar a ese primigenio grupo de Madres. También el lugar de asiento de Federico Richards, un cura pasionista de querida memoria.

En la década del 70, la Orden Pasionista abrió la “Misión Pasionista Wichí del Norte Argentino” donde participaron sace4rdotes a la postre perseguidos por la dictadura militar, como Soraire en Nueva Pompeya, y Patricio Doyle, Juan Ignacio y otros que dieron testimonio en tiempos difíciles.

La afirmación de la periodista de “Radio 10” de una presunta diáspora de la Orden en esos momentos, no se ajusta a la verdad histórica.

Evangélicos:
Tampoco se ajusta a la verdad la acusación a Nazar referida a que los indígenas formoseños son evangélicos por inacción del sacerdote.

La llegada de las misiones católicas al territorio del Gran Chaco fue en realidad posterior a la Conquista de Victorica en los años finales del Siglo XIX. Los misioneros llegaban, fundaban la Parroquia del pueblo y obligaban a los indígenas a concurrir a misa los domingos, sentaditos en los bancos de atrás, mientras al frente golpeándose el pecho se ubicaban las familias de colonos criollos que los explotaban, aquellos que los enviaban al Ingenio de Patrón Costa en Salta, del cual muchos no volvían ante las epidemias y malos tratos y aquellos que llenaban de hijos no reconocidos a las mujeres indígenas.

Ejemplo de ello, es la denominada Misión Laishi. En 1901 el gobierno nacional asigna a la Orden Franciscana 74.000 hectáreas destinadas a los qom (de su propia tierra). Los originarios se dividieron en dos grupos: uno que rápidamente acordó con los franciscanos, cuyo líder era el indígena Bustos, y el otro refractario a cualquier acuerdo, que era Laishí, quien se oponía a todo acuerdo con los misioneros. Laishí, en lo que los qom dicen era su “sueño”, decía que los curas venderían sus tierras y que no quedaría nada. Y así fue nomas… Hacia 2005 de esas 74.000 hectáreas originarias no quedó… ninguna. Las dolorosas divisiones que el blanco trajo al lugar terminaron una trágica noche en que Bustos asesinó a Laishí de una puñalada.

En 1950 la Comisaría General de los Misioneros Franciscanos de la Argentina solicita al Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, se dé por terminado el compromiso por los Padres Franciscanos en las Misiones de Laishí y Tacaaglé, es decir, que ambos establecimientos dejen de ser misiones indígenas. Y se comprometían a seguir prestando sus servicios espirituales a los demás habitantes de la zona, pedido avalado por el Obispo de Resistencia Nicolás De Carlo. Tal cese recién fue autorizado por el presidente Frondizi.

Julio Argentino Roca, autorizó a los Misioneros Franciscanos del Colegio "San Carlos", a fundar una Misión de indios en Formosa, el 10 de abril de 1900, en un Terreno de 74.000 has., con la finalidad de “civilizar” a los nativos, enseñarles a trabajar (como domesticos, remendadoras de ropa y changarines).

A partir fundamentalmente de 1930 comienzan a instalarse iglesias evangélicas (Emanuel, Id, Luterana y otras) en el este, y los anglicanos desde el  oeste formoseño. Rápidamente la totalidad de los integrantes de las comunidades originarias adoptan el culto evangélico , entendemos, por variadas razones. La primera de ellas porque el evangelismo respetó mas su cultura y llevó los templos a las comunidades, con pastores indígenas. Ademas, en tiempos en que se “colonizaba” el territorio formoseño, los misioneros evangélicos fueron el ámbito de refugio de los indígenas frente a la persecución a la que fueron sometidos en las primeras décadas del siglo XX, matanzas incluidas. Los misioneros fueron los primeros que, a su manera, defendieron los derechos de los indígenas, circunstancia arraigada en la memoria colectiva de los pueblos originarios.

Los indígenas formoseños recuerdan particularmente a un misionero evangélico, Alberto Buckwalter, quien recorría estas tierras y el impenetrable llevando consuelo moral y material a grupos humanos a los que se les destruía su mundo.
Con la Iglesia Anglicana ocurrió un fenómeno particular. Hacia 1982, y ante la derrota de Malvinas, retiraron sus misioneros del territorio formoseño dejando en su lugar pastores indígenas y hasta un Obispo wichí de Ingeniero Juárez, Mario Mariño. Ese lugar de defensa de derechos fue ocupado por algunos sacerdotes y organizaciones no gubernamentales.

Por ello, sostener como lo hace la periodista que los indígenas son evangélicos por culpa de Francisco Nazar es de una ignorancia supina y fundada en la mala intención. Hay que respetar mas a las numerosas iglesias exclusivamente indígenas que existen hoy en Formosa, entre ellas Sol de Justicia, Iglesia Evangélica Pilagá, Cuadrangular, Iglesia Evangélica Unida de Formosa e Iglesia Anglicana. La sola afirmación supone tratar de ignorantes a los originarios, antes que impostar al cura. Nazar en ese, su mejor acierto respetó la espiritualidad de los indígenas, sea antigua o evangelica. Actitud rechazada por aquellos para los cuales los indígenas solo pueden ser católicos, pobres y empleados no calificados en el mejor de los casos.

Nazar
Nosotros no coincidimos en las opciones políticas de Nazar y sus alianzas. Pero la utilización de información surgida desde la provincia de Formosa, deformada e interesada, no contribuye a la búsqueda de la verdad y la convivencia. Durante muchos años, Nazar fue la niña mimada del gobierno peronista formoseño de Floro Bogado, llegando incluso a ser su asesor con rango de Ministro. Hay que discutir propuestas y política y no tratar de “baja cama” al sacerdote por presuntamente tener una relación con una aborigen, lo cual habla de la catadura moral de la periodista y del racismo encubierto de su nota.

Concepto que también debería aplicar el sacerdote, cuando critica a todos aquellos que no se le someten. Pero esta es otra historia, que se definirá en las elecciones del 23 de octubre, donde se consolidará el modelo nacional que impulsa Cristina Fernández de Kirchner.

Porque la historia del Gran Chaco se escribió con balas, pero también con Biblias.

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails