sábado, 23 de abril de 2011

JUAN EDUARDO LENSCAK: Resurrección

Por Juan eduardo Lenscak

Aconteció lo que parecía imposible. Vio la luz lo que permanecía oculto.  No solo cobraron  identidad  los restos de Gladys Lucía Gomez, sino también revivió aquel original sentimiento tan profundo que vertebra posturas diferentes en la vida política provincial, especialmente dentro del peronismo.¿A quién se le hubiera ocurrido que los formoseños pudiéramos comenzar a recuperar a nuestros desaparecidos y hacerlo de manera armoniosa? Y aún más, ¿quién se hubiera imaginado que los funcionarios peronistas de la actual gestión provincial pudieran destacar con el mayor de los entusiasmos,  el compromiso y el proyecto político de una militante de alto rango en la JP de las regionales? Y no solo eso, tampoco ha sido muy habitual que los militantes de organismos de derechos humanos asistan a actos convocados por un oficialismo provincial signado por su reivindicación del operativo independencia, las distinciones a Bettolli y responsable de varios hechos de represión violenta. 

Pero sucedió.

FAMILIARIDAD 

La coyuntura política y la iniciativa oficial de la convocatoria posibilitaron que los astros se pusieran en fila,  se unieran los elementos dispersos y  se unificara espontáneamente un discurso auténticamente militante. Hasta la actitud de los parientes directos fue sorprendente, porque liberó lo más íntimo del reconocimiento familiar, sobreponiéndose a tantos años de discriminación y silencio. Las palabras pausadas y densas de su tío cuando comparaba el martirio de su sobrina con el de Cristo, fueron estremecedoras, en especial cuando hizo el gesto de las manos atadas en la espalda para que sus asesinos no permitieran que muriera haciendo la V.  O la señora,  que  de manera espontànea, en el cementerio comenzó a entonar, para alegría y entusiasmo de los presentes, la marcha peronista. Que fue seguida por estribillos juveniles cargados de energía.

COMPLEMENTARIEDAD

Fue evidente que si no hubiera una decisión gubernamental, tanto provincial como municipal, de hacerse cargo del recibimiento, de la atención a los familiares, de preparación de la bóveda, de los detalles organizativos del acto, esta celebración no hubiera tenido el brillo que finalmente tuvo. Dicha responsabilidad volcada en las espaldas de los organismos de derechos humanos, como tradicionalmente sucedìa en nuestra provincia, posiblemente no hubiera tenido los recursos necesarios para solventarla, y en especial hubiera mantenido la sensación de estar situada en un marco de contradicciones y enfrentamientos dentro mismo de la militancia del campo nacional y popular.De la misma manera, podemos decir que si los militantes de HIJOS, de la Comisión Pte por la Verdad, la Memoria y la Justicia, de la Cátedra Abierta de Derechos Humanos, de la APDH, y de las distintas agrupaciones políticas que siguen militando en la intemperie  cuestionando políticas provinciales, le hubieran dado la espalda a esta convocatoria, la misma hubiera perdido el fervor que encendió tantas y tan profundas emociones.

CICATRIZANDO HERIDAS

Para quienes no conocen detalles del contexto histórico político de la desaparición de Lucy, quizás les cueste entender un poco más la importancia de lo sucedido. Quien lo señaló sintéticamente fue la representante del municipio de Pirané Antonia Palacios cuando,  afirmó que “la profundización de las contradicciones en el propio interior del proyecto popular de liberación, llevó a debilitarlo frente a la criminalidad de un neoliberalismo que no dudó en planificar un genocidio y la amnesia colectiva para mantener sus privilegios. Fue en Pirané mismo que por única vez en la historia se usaron gases lacrimógenos para dispersar una movilización en un acto conmemorativo para honrar la memoria de la compañera Evita. Los manifestantes eran peronistas y la orden de represión fue dada por la dirigencia peronista. Fue en los años en que Lucy estudiaba en Resistencia y militaba en la JUP”. Este marco de enfrentamientos pasados locales, explica también el nivel de violencia en el país que posibilitó el asesinato y la desaparición de Lucy, mientras gobernaba la viuda de Perón.


DISCURSO OFICIAL


En este sentido es importante analizar con detenimiento los términos del discurso pronunciado por el referente más transparente de la ideología del oficialismo provincial, el diputado Agustín Samaniego, quien se presentara como dirigente de la JP. En su alocución dijo que “estamos ante el retorno de nuestra heroína, nuestra mártir formoseña, a su Pirané natal, a su querida Formosa”. Sabía muy bien que hablaba de una militante que propiciaba el socialismo nacional, y que fuera asesinada durante un gobierno justicialista. Dijo además que “esto no es fruto de la casualidad, sino por el fuerte e inquebrantable compromiso que tiene con la memoria, verdad y justicia, un gobierno nacional valiente que ha sido acompañado por los gobiernos provinciales como el de Formosa”. Y es justo reconocer que los hechos señalados como acompañamiento al gobierno nacional por parte de la gestión provincial –sobre en todo las leyes antiimpunidad en el Congreso- han sido acertados y sopesados en su justa medida, evitando sobreactuar sobre el tema, y exaltar personalismos y proyectos centrados en fechas electoralistas, que hubieran desdibujado el sentido y el nivel de la militancia nacional, regional y local que acompañaba este trascendente hecho.


LA ÑAÑO

También corresponde poner bajo la lupa la adhesión de la Corriente Nacional de la Militancia “Ñaño Gauna”, que buscó no enfrentar a la gestión provincial que aùn no responde a las  reivindicaciones militantes, tales como bajar el cuadro del genocida Colombo en la galería de gobernadores; como constituirse el estado en querellante de las causas por delitos de lesa humanidad; como  el de crear un espacio para la memoria o el de acceder al pedido de la comunidad educativa de la escuela 91  de llamarse  “Memoria, Verdad y Justicia”;  o como el requerimiento para que los ex funcionarios de la dictadura no sean màs paradigmas de militancia ni garantía jurídica en la convivencia democrática. En dicha adhesión se plantearon estas reivindicaciones sin necesidad de presentarlas como puntos de desencuentro, sino más bien como nuevas y promisorias posibilidades de futuros encuentros. 

SENTIDO PASCUAL
 
Hay quienes, acostumbrados a ver el vaso medio vacío y no medio lleno,  cuestionaron la selectividad de la convocatoria y la falta de masividad en la movilización oficial que hubiera servido para profundizar aún más la concientización política de la juventud. Señalan errores organizativos como el no darle la palabra al representante del Registro Único por la Verdad,  del Chaco, quien tuvo que hacerlo fuera de programa, por propia iniciativa, en el cementerio. Quienes así lo consideran vuelven a secundarizar el avance significativo logrado en esta oportunidad en Formosa en favor de un proceso de acercamiento de posiciones dentro de la construcción del proyecto nacional. Precisamente en momentos en que se está por definir en las urnas, la continuidad y profundización del mismo, o su derrota electoral.

Desde esta perspectiva, desde la dolorosa profundidad de los procesos históricos,  cobran mayor significado las palabras escritas por Roberto Antenor “Ñaño” Gauna un 24 de marzo al referirse a las “señas y contraseñas” de la historia, cuando señalara que “por eso, su pretendida navidad fue nuestra pascua. Y nuestra conmemoración actual tiene el verdadero sentido de resurrección”.

Fuente: Agencia Padre Santiago Renevot

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails