sábado, 3 de julio de 2010

SADOUS Y LA DERECHA MISERABLE

 Pagina12

 Un escrito titulado “Las mentiras de Sadous"

Por Raúl Kollmann e Irina Hauser


Palmat intervenía en la exportación de maquinaria agrícola argentina a Venezuela desde el año 2000, en época del gobierno de Fernando de la Rúa, y ya entonces cobraba una comisión del 15 por ciento. Además, otras traders cobraban ese mismo porcentaje o más. Estas afirmaciones son el centro de una presentación que hará Palmat este lunes ante el juzgado de Julián Ercolini, que investiga la causa del comercio argentino-venezolano y las declaraciones del ex embajador en Caracas Eduardo Sadous. Los abogados de Palmat pedirán la declaración del titular de Cosechadoras Gherardi, de Casilda, que designó a la trader como su representante para pelearle el negocio de las cosechadoras a los industriales brasileños. Eso ocurrió el 22 de enero de 2001. Y presentarán un mail en el que mencionan el 15 por ciento de comisión que se le cobraba a Gherardi. Ercolini tiene que investigar si la comisión era normal o si encubría una coima.
Palmat es representada en este escrito por los abogados Mariano Fragueiro Frías y Diego Alvarez Bognar, quienes fueron letrados de José Luis Machinea, Horacio Massaccesi, Miguel Kiguel y Roberto Dromi, entre otros. También hicieron presentaciones judiciales en nombre de Juan Carlos Romero, cuando era gobernador de Salta, y más recientemente a relevantes dirigentes del Peronismo Federal. El título del escrito es “Las mentiras de Sadous”.

Fechas

Aunque ante Ercolini y Pollicita, Sadous no dio ninguna precisión sobre el supuesto cohecho, sí dijo que recibió quejas de empresarios que señalaban que les estaban cobrando coimas a través de la comisión que se le debía pagar a una trader. Tácitamente, hizo referencia a Palmat. Pero luego los empresarios que denunció lo desmintieron. Incluyendo Eduardo Cavagnah, que finalmente no pudo concretar la exportación. También lo desmintió el segundo en la embajada, Alberto Alvarez Tufillo, mientras que el entonces canciller Rafael Bielsa razonó: “Si mandó cables considerando que hubo una irregularidad en el fideicomiso que figuraba en el acuerdo Argentina-Venezuela, ¿por qué nunca mandó un cable reservado con el comentario de las coimas?”.
En el escrito que va a presentar Palmat, los abogados Fragueiro Frías y Alvarez Bognar reiteran que Sadous dejó la embajada el 20 de mayo de 2005 y que el primer convenio de suministro de maquinaria agrícola empezó a funcionar en junio de 2006, un año después. El intercambio de hidrocarburos por maquinaria llegó a los 150 millones de dólares en cuatro años, pero ya en época de Sadous hubo algunas exportaciones, por unos 20 millones. Entre ellas, la mencionada de Cosechadoras Gherardi.

Imposición

Palmat afirma que hay varias pruebas que demostrarían que su contratación no era obligatoria para los empresarios que querían exportar a Venezuela. Según afirman integrantes de la oposición, los funcionarios del Ministerio de Planificación imponían a Palmat, ésta cobraba el 15 por ciento y de esa comisión surgían las coimas para funcionarios del gobierno venezolano y del argentino.
Palmat sostiene que ya representaba empresas de maquinaria agrícola desde el año 2000, antes de la asunción de la administración de Néstor Kirchner. Es más, afirman que su trabajo con Cosechadoras Gherardi fue la que les abrió las puertas, ya que el titular de esa empresa después fue la persona que le propuso a la Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma) que contratara a Palmat.
El segundo argumento que expondrá la trader ante el juez y el fiscal Gerardo Pollicita es que Palmat no fue la empresa que representó a todos los fabricantes, sino que sólo gestionó el 49 por ciento del total de operaciones. Este sería un dato novedoso que tendrán que verificar el juez y el fiscal. Hasta ahora se suponía que todas las operaciones habían sido realizadas a través de Palmat.

Batalla

La óptica de la trader es que no era nada fácil entrar en el mercado venezolano de la maquinaria, monopolizado por las empresas brasileñas. Presentarán una serie de cartas enviadas a los ministerios –Producción, Comercio, Agricultura y Tierras, Fondo Agropecuario– de Venezuela en los que reclaman acceder a ese mercado y que se le den créditos a los productores que quieren las cosechadoras Ghirardi.
Según los empresarios nucleados en Cafma, ésa fue la razón por la que contrataron a la trader Palmat y no a la brasileña Cotia, porque se trataba justamente de desplazar a los brasileños.
En el escrito de Palmat firmado por Fragueiro Frías y Alvarez Bognar enumeran una serie de cables reservados que firmó Sadous y en los que, según ellos, confirma que era casi imposible entrar al mercado venezolano, desplazando a los brasileños, sin una empresa local que represente a los argentinos.
- “Esta representación interpreta que la asociación con empresas locales la única vía para que el grupo argentino de proveedores petroleros.”
- “A criterio de esta representación no deben generarse muchas esperanzas en lograr un acceso amplio de las empresas proveedoras sin existir socios locales.”
- También hay un cable de Alvarez Tufillo quien señala: “Los lobbies de distintos proveedores extranjeros están creando problemas al contrato para lograr su anulación”.
- Alvarez Tufillo relata también la competencia que hubo entre traders, Palmat y la brasileña Cotia, para representar a las empresas de maquinaria.

Fiat

Según los representantes de Palmat, en aquella época también Iveco, la fabricante de camiones de Fiat, exportó a Venezuela. Los hombres de Palmat afirman que Iveco utilizó una trader del propio grupo Fiat, con el nombre de Fiat Argentina, que obviamente tenía su representación en Caracas. Ante Ercolini y Pollicita los hombres de Palmat dirán que la trader Fiat Argentina le cobró a Iveco exactamente la misma comisión, el 15 por ciento. También sostienen que Cotia, la brasileña, cobra aún más.
Una ejecutiva de Iveco ya declaró en la causa y seguramente Ercolini y Pollicita harán una comparación entre las operaciones. También Cotia, la trader brasileña, será llamada a declarar y habrá que ver si alguno de los empresarios aporta alguna propuesta hecha por Cotia, en la que se mencione –como afirman– que la brasileña cobraba más del 15 por ciento de comisión.

La comisión

Uno de los puntos cruciales es que Palmat afirma que ya le cobraba el 15 por ciento de comisión a Gherardi en 2001. El problema es que la prueba de ello es un mail casi interno, entre Palmat y su sucursal en la Argentina, Asotrade. En el texto dicen que se repartirán esa comisión del 15 por ciento por mitades. Sin embargo, Palmat afirma que más allá de la prueba documental, está la propia empresa Gherardi que puede atestiguar cómo fue el trato en ese momento, casi tres años antes de la asunción de Kirchner.
En el texto de Palmat se afirma que la comisión cobrada en 2001 a Cosechadoras Gherardi era, en verdad, un poco más alta. En cuanto a la venta de maquinaria que empezó en 2006, Palmat dice que cobró el 15 por ciento del valor de la maquinaria a la salida de la fábrica en Argentina, lo que en términos netos sería un 10,5 por ciento.
Aun teniendo en cuenta esos porcentajes, Ercolini y Pollicita tendrán que verificar si son lógicos, si equivalen a lo que cobran otras empresas o si se presta a que haya un resto que terminó yendo a parar a bolsillos venezolanos –que no sería competencia de la Justicia argentina– o de funcionarios argentinos.

Mensaje final

Palmat, con sede en Caracas, transcribió el último mensaje de Sadous, cuando dejó la embajada y visitó al vicepresidente ejecutivo de Venezuela, José Vicente Rangel. “Nunca la relación entre ambos países ha sido tan estrecha como ahora. Las relaciones bilaterales son excelentes. Las exportaciones argentinas a Venezuela se triplicaron el año pasado y las venezolanas se quintuplicaron. Me voy muy satisfecho por lo logrado. El acuerdo de petróleo por alimentos está funcionando eficazmente. Creo que llegamos a un nivel de excelencia en las relaciones.” Para la trader, estas frases demostrarían que el embajador dejó la delegación diplomática sin cuestionar ninguna de las operaciones que se estaban haciendo.

Mondino

En su momento, luego de una denuncia anónima, el ex defensor del Pueblo Guillermo Mondino investigó la cuestión de las comisiones. Llegó a la conclusión de que no existía ninguna prueba de delito y firmó el dictamen señalando que no había motivos para hacer una denuncia. La instructora de ese sumario, Julieta Ghioldi, ya declaró en la causa y sostuvo que “en el sumario que instruimos durante casi un año y medio, entre junio de 2007 y noviembre de 2008 no percibimos ninguna irregularidad. De esa manera, le propusimos, junto con la otra abogada sumariante, Mariana Laura Grosso, al jefe de área y al defensor del Pueblo, Guillermo Mondino, el cierre del expediente. Ambos estuvieron de acuerdo y firmaron el archivo del sumario sin que se realice ninguna denuncia penal. El doctor Mondino no manifestó en ese momento las dudas que hoy expresa ante la prensa ni realizó ninguna manifestación en cuanto a que le parecían elevadas las comisiones pagadas”. El miércoles, Mondino, ahora reubicado en la oposición, irá a declarar al Congreso. Y, a renglón siguiente, es casi seguro que el juez Ercolini lo citará a declarar en el expediente.

El juez y el fiscal

Todo indica que el juez Ercolini considera que la cuestión de las comisiones está en el centro de la causa judicial. A lo mismo apunta el fiscal Pollicita. Por ello, es inminente que se pidan todos los contratos de los industriales con Palmat, para hacer un análisis más a fondo. También Ercolini sigue la ruta del dinero. Pidió, a través de un exhorto, conocer los movimientos de fondos de Palmat. Eso significa que quiere determinar en qué se usaron los fondos de las comisiones durante los cuatro años de las operaciones con Venezuela.
En cualquier caso, lo que surge de la presentación de Palmat es que saldrán a enfrentar a Sadous y que, de ahora en adelante, participarán activamente de la causa.

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails