miércoles, 7 de julio de 2010

MONSANTO MUERDE LA SEMILLA

A este paso... si naces rubio, una multinacional te va a querer cobrar regalias por los genes del color de pelo... ni nos atrevamos a pensar si queres que tu hijo nazca con las habilidades futbolisticas de Diego Maradona... en ese caso ademas de la patente, ya vendría impuesto el representante. O Tal vez algun dia se patente el optimismo y la esperanza, y las multinacionales del ADN te ofrezcan futuros hijos en cómodas cuotas por descuento directo de tu cuenta sueldo. Hoy mas que ayer, la vida y el destimo de millones de seres humanos están en riesgo por las actividades de este tipo de  empresas que en este caso pretenden cobrar los genes, otros el agua, el aire...

Monsanto solo nos envenena con glifosato. Ahora pretende parasitar el comercio internacional. Es hora de promover definitivamente las semillas nacionales, criollas y la soberanía alimentaria. Una deuda pendiente de nuestro gobierno.

Buena noticia este fallo de la Unón Europea. ¿Será así?.

 Pagina12

Por Sebastián Premici
 
El gobierno argentino le ganó una pulseada a la multinacional Monsanto. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) resolvió que la compañía “no puede prohibir” la comercialización en Europa de la harina de soja argentina que contiene, en estado residual, una secuencia de ADN patentada por la empresa estadounidense en el Viejo Continente pero no en Argentina. Monsanto quería cobrar regalías –entre 15 y 18 dólares la tonelada– por la harina producida en el país, a pesar de no contar con una patente para ello. De esta manera, se le puso fin a un ida y vuelta de demandas judiciales iniciado en 2006, donde incluso Monsanto logró frenar embarques nacionales en puertos holandeses. Este fallo llegó cuando el Ministerio de Agricultura está analizando un Plan Estratégico Agroalimentario, en el cual uno de sus puntos esenciales es la creación de una nueva Ley de Semillas que beneficie a los productores locales y no a las multinacionales.
“Una patente europea es sólo efectiva cuando el producto protegido es utilizado con la misma función con la que está registrado. Esta función ya no puede ejercerse cuando la secuencia de ADN se encuentra en estado residual en la harina de soja, que es una materia inerte obtenida tras varias operaciones de transformación”, puede leerse en el fallo del tribunal de la UE, que tiene sede en Luxemburgo. Esto significa que aunque las harinas importadas tenían restos de la soja patentada, se trata de un producto final “inerte”.

Según indicaron en Monsanto a Página/12, el tribunal europeo no emitió un fallo, sino que se expidió luego de una consulta de la Justicia holandesa, que quería saber si la empresa tenía derecho (o no) a reclamar por la patente de la soja conocida como RR1. El tribunal europeo dijo claramente que no. De esta manera, ratificó una directiva de la UE donde se había establecido que “las patentes no corrían sobre los subproductos”. “La opinión está bien, puede servir para otros casos que se den en el futuro, pero nosotros ya cerramos nuestro pleito con las importadoras holandesas. Además, la patente RR1 vence entre 2011 y 2014, así que ahora estamos comprometidos en trabajar en nuevas tecnologías”, indicaron a este diario desde la multinacional.

Casi como olfateando la decisión del tribunal, Monsanto retiró la semana pasada una demanda contra dos importadores europeos –Cefetra y Alfred C. Toepfer Internacional–, para “minimizar” las consecuencias de la resolución de la Justicia europea.

La disputa con Monsanto comenzó en 2006, cuando la multinacional consiguió frenar en Europa cuatro contenedores con la harina de soja cuestionada. Por ese entonces, el secretario de Agricultura era Miguel Campos. Además de estas trabas, la multinacional realizó varias reuniones en la embajada estadounidense para conseguir el apoyo de los productores agropecuarios. Esto motivó una dura respuesta de Campos.

“El pago de patentes es un derecho que no puede pretenderse por la fuerza. El Gobierno asegura que la compañía no tiene derecho a reclamar esa compensación porque el gen no está patentado en el país. La actitud de la empresa es provocadora y tiende a confundir a la sociedad”, había indicado el funcionario en 2006. Esas palabras le valieron una felicitación por parte de Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, hoy aliado de la Sociedad Rural y CRA, representantes empresarios interesados en eliminar las retenciones a la soja.

Más allá de este fallo, el conflicto alrededor del patentamiento de semillas no está saldado. El Gobierno quiere impulsar el desarrollo de un Plan Estratégico Agroalimentario, uno de cuyos ejes centrales es la sanción de un nuevo marco regulatorio para las semillas.


Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails