viernes, 27 de enero de 2012

GATILLO FACIL Y BRUTALIDAD POLICIAL: Persecución policial con máxima violencia

Un motociclista quiso eludir un retén policial y terminó acorralado en su casa: le rompieron la puerta, se lanzó desde el tercer piso, lo balearon y terminó detenido. Ante la denuncia de su familia, investigan el accionar policial.


El motociclista, de 20 años, no se detuvo ante el control policial y la persecución que se inició entonces terminó en la casa del joven, de la manera más violenta: la policía ingresó por la fuerza, sin orden judicial, rompiendo una puerta, mientras el perseguido se lanzaba desde el balcón del tercer piso y recibía un balazo en el brazo. El conductor y su acompañante terminaron detenidos y los policías, investigados por una comisión especial designada por la ministra Nilda Garré (ver recuadro).
El hecho se registró la noche del miércoles, alrededor de las 22, en un trayecto que va desde Flores hasta Villa Santa Rita, cuando Facundo Reyes, de 20 años, se desplazaba en una moto Honda XR 600 centímetros cúbicos junto a un amigo y siguió de largo en un retén policial. Fuentes de la investigación informaron que Reyes “se habría resistido de varias maneras a ser detenido por la policía”. La madre y el hermano del joven denunciaron que los efectivos que participaron de la persecución “irrumpieron en su departamento con violencia, luego de destruir a golpes la puerta de ingreso”.
Según explicó a Página/12 Ezequiel Reyes, hermano de la víctima, “Facundo y un amigo regresaban de Parque Centenario de hacer ejercicio. Vieron a un patrullero en la avenida Rivadavia, a la altura de Flores y trataron de eludirlo porque no llevaba la licencia para conducir”.
En ese momento comenzó una persecución en la que participaron patrulleros de la comisarías 11ª, 13ª y 50ª, la cual se prolongó por la avenida Rivadavia, Donato Alvarez y la avenida Juan B. Justo. Finalmente, la huida terminó cuando ambos bajaron de la moto en Terrada y Tres Arroyos, donde vive la madre de Ezequiel, en el barrio de Villa Santa Rita.
El joven subió corriendo al departamento, situado en el tercer piso, en el edificio de Tres Arroyos 2795, mientras que su acompañante se quedó en la puerta. “Facundo subió a pedirle socorro a mi mamá, ella bajó para ver qué pasaba y fue a entregarles a los agentes policiales la documentación que pedían”, explicó a este diario el hermano del joven baleado. Sin embargo, los policías subieron y, de manera violenta, “derribaron la puerta a patadas sin tener una orden judicial, rompieron todo lo que encontraron a su camino y hasta robaron pertenencias personales”, relató.
“Cuando los dos policías de la comisaría 50ª rompieron la puerta a patadas para entrar, mi hermano, que estaba muy asustado, se tiró desde el balcón”, describió su hermano. En esas circunstancias recibió un disparo en un brazo y debió ser trasladado al Hospital Alvarez, donde ayer por la tarde fue dado de alta y trasladado en condición de detenido a la delegación de Gendarmería Nacional, en el barrio de Retiro.
Consultado sobre quién disparó contra su hermano, Ezequiel dijo que “el tiro lo hizo un oficial, porque fue con un arma 9 milímetros”, aunque recordó que la policía le dijo que “fue un vecino el que tiró, algo que es poco creíble”. Además, desmintió que su hermano portara una navaja, con la cual habría enfrentado a un policía, según informaron fuentes policiales.
Claudia, la mamá de Reyes, admitió: “Mi hijo realmente se comportó muy mal, él tendría que haber parado en el control policial”. Y agregó: “Si le llevaban la moto no importaba, las cosas van y vienen, pero lo que más lamento es que podría haber recibido un disparo en la cabeza”.
El hermano de Ezequiel también fue crítico con su hermano al señalar que “no debió evitar el control policial”, pero remarcó que “esto no justifica todo el accionar llevado a cabo por los agentes”. “Si te vienen corriendo a los tiros no vas a parar. Yo no pararía tampoco”, justificó. Aunque insistió en que “la policía no tiene derecho a meterle un tiro a alguien porque piensa que es un delincuente”.
Facundo y su amigo se encontraban ayer por la tarde detenidos e incomunicados en Gendarmería a la espera de declarar. Las actuaciones del caso fueron derivadas a personal de esa fuerza de seguridad por tratarse de un episodio en el que se investiga también “el accionar de la Policía Federal”.
Informe: Sabrina Améndola.
Fuente: Pagina12

Reacciones:

2 comentarios:

LOS PIBITOS NO SON TRIGO LIMPIO, SON MUY CONOCIDOS EN EL RIOBA , ALTO ROCHO Y TRANSA LA MOTO DE UNA QUE ES PONCHO.

Si son rochos, que vayan adentro y que no salgan por 10 años.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails