lunes, 9 de enero de 2012

Fortalecer a las organizaciones sociales; abrir y renovar agendas y estilos

Por David Blaustein 
Productor y director de cine. Su último film, La cocina, que codirigió con O. Daicich, habla sobre la ley de medios

1. Los llamados a licitación de 220 señales de TV Digital, las 46 para niversidades nacionales y las frecuencias de TV Abierta para cada provincia son avances reales. Las 1.200 frecuencias para municipios, lo mismo: democratizan, y mucho. Son grandes pasos. El ordenamiento de la grilla y de los espacios publicitarios son pasos menores pero emprolijan. Y el anuncio en cada medio de nombre y domicilio de los dueños transparenta. Sabemos quién es el titular de cada radio y canal de TV. El ex Comfer no pudo durante siete años saber quiénes componían el directorio y la sociedad de Telefé.

2. Las provincias, municipios y universidades públicas se rigen por elecciones con proporcionalidades en sus gobiernos. Las autoridades que las rigen sólo deberían aplicar el modelo de la ley nacional en sus realidades. Santa Fe acaba de legislar en ese sentido, creando una autoridad de aplicación de sus medios públicos similar a la de Nación. Mauricio Macri debería aplicar el artículo de la Estatuyente de la Ciudad que crea un Ente similar para la gestión de nuestros medios públicos. Acá la debilidad es la de las organizaciones sociales y no gubernamentales a la hora de pelear sus espacios. Esto lleva al debate de que la Coalición por una Radiodifusión Democrática se revitalice para garantizar la existencia de estos espacios.

3. Implica la democratización del acceso al papel de diarios. “La concentración de Clarín y La Nación del mercado de papel castiga al consumidor final, disminuye la competencia, aumenta los precios y hace abuso de la posición dominante”, afirma la Sindicatura General. Según la ley, el precio de venta del papel se definirá teniendo en cuenta los costos de la materia prima, los costos de operación de los procesos industriales, los gastos en desarrollo y el costo de oportunidad del capital invertido. “En ningún caso se efectuarán contrataciones que involucren un precio inferior al precio único pagado al contado.” Sí habrá algunas adecuaciones en función de los posibles plazos de pago. Para obtener la información fehaciente del precio único e igualitario, la Comisión Bicameral que crea la ley, integrada por ocho senadores y ocho diputados, deberá recibir de parte de Papel Prensa la información sobre su stock legal y disponible en forma diaria. También deberá informarse y publicarse la capacidad de producción máxima y la producción estimada de manera trimestral.

4. Si somos verdaderos republicanos debemos ser esclavos de las leyes. La Comisión Federal Asesora que establece la ley dice que estará integrada por un representante de los diarios de cada una de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Estos representantes durarán en sus cargos cuatro años, serán elegidos por los propios compradores de papel y no podrán integrarlo aquellos diarios que participen de forma directa o indirecta en la producción de papel. También habrá representantes de las asociaciones de consumidores. Todos los representantes tendrán la misma voz y voto. Dentro de sus funciones, el Consejo podrá proponer medidas para democratizar la prensa escrita y colaborar con el Estado en relación con su actuación dentro de Papel Prensa. Y en caso de que el Estado aumente su capital dentro de la compañía, el Consejo ocupará un lugar en el directorio.

5. Más canales, más señales. Esta realidad es hoy, ahora. Hasta estas últimas semanas la hegemonía de los canales de aire abiertos porteños no permitía descubrir hasta qué punto en Mendoza, Córdoba, Salta, Chaco, etc., empezaban a aparecer nuevos contenidos. Que son emitidos también por canales y señales privadas o cooperativas. Recién ahora aparecieron las ficciones en el “prime time” porteño. Con muy buenos resultados de calidad y raiting en algunos casos y no tanto en otros. Pero con gran renovación de contenidos. Esta es la novedad del 2011. Reapareció la ficción con nuevos temas que implican otras identidades. Ya habrá tiempo para los debates estéticos. Ojalá así sea el futuro. Temático, plural y federal.

6. A principos de 2010 parecía en crisis y con dificultades. El Bicentenario planteó un nuevo paradigma: otros contenidos, rigurosos, modernos y populares. Y se cambió el estilo y los destinatarios sobre la base de la recuperación del Estado y lo público, con los logros notables que esta definición implica. Las primarias abiertas y el 24 de Octubre ratificaron esa línea de contenidos épicos y de calidad. A esto se suman los nuevos canales y otras formas de comunicación, como la democratización de la fibra óptica y las millones de netbooks. Quizá falten retoques en el buque insignia: 6,7,8. Si nos animamos a esto, nos animamos al resto. Pero los medios públicos de alcance nacional son dos. Y su alcance es el que es. Habría que abrir ese debate respecto de los medios privados que simpatizan con el gobierno de CFK: diarios, radios, canales de cable, publicaciones en general. A la superposición de agendas y estilos en esos espacios se suma el desafío de expresar el 54% de los votos. Que son muchos y contradictorios. Y no todos kirchneristas.

7.Sólo basta con pararse frente a un kiosco, encender la radio o prender el televisor para verificar que los muertos (las libertades) que vos matáis, gozan de buena salud.

Fuente: Miardas al Sur

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails