viernes, 4 de octubre de 2013

5 DE OCTUBRE - UNA FECHA DE LA TRAGEDIA ARGENTINA

04/10/2013

El 5 de octubre de 1975, la Organización Montoneros atacó el Regimiento 29 de Infantería de Monte del Ejército Argentino.

La crónica de ese ataque fue volcada en el libro “Operación Primicia”, de autoría de Ceferino Reato, el escriba de Eduardo Duhalde y su teoría de una “Argentina para todos, los que quieren a Videla y los que no lo quieren”, con la intención política de adjudicarle todos los males de la dictadura militar al gobierno de Néstor y Cristina Kirchner y a la militancia de esos años de plomo.

En Formosa, cada 5 de octubre se recuerda a los soldados caídos, en especial a los conscriptos que dieron su vida en defensa del cuartel. Surgen en los medios expresiones de deseos de “juicio a quienes mataron a los soldaditos”. Ex profeso o por ignorancia omiten que ese juicio se realizó. Fue la causa “Sala Nestor” que tramitó durante años en el Juzgado Federal de Formosa. Para ilustrar lo que fue ese juicio, basta citar que Nestor Sala fue “procesado” por el entonces juez federal Vivas, muchos meses después de que este militante fuera fusilado en Margarita Belén, Chaco, por personajes siniestros a quien la justicia condenó a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad. Nunca se pudo procesar a nadie por la sencilla razón que los presuntos implicados, fueron torturados, desaparecidos y asesinados en la dictadura militar.


Jamás se pudo demostrar la participación de Nestor Sala. También se adjudica al diputado Carlos Kunkel el haber participado del ataque, aún cuando es público y notorio que Kunkel se encontraba detenido desde dos meses antes del hecho.

Dice Reato que ese ataque definió el golpe militar de 1976. Falso. La imposición de Videla como comandante en 1975, obedeció a la estrategia de los sectores civiles, económicos y eclesiásticos que ya tenían decidido el golpe el 11 de marzo de 1973. En esa Argentina de la violencia, a la fecha del ataque, los grupos paramilitares (Triple A, Comando Libertadores de América, Comando de Organización, Concentración Nacional Universitaria entre otros), integrados por civiles y personal del Ejercito, ya habían asesinado a mas de 1.000 militantes de diversas extracciones.

Inclusive, durante la trágica jornada del 5 de octubre, el ejército asesinó a tres formoseños, entre ellos un niño de 15 años confundiéndolos con los atacantes del cuartel. Hasta no hace mucho, sostenían que formaban parte del grupo “subversivo”.

Como consecuencia del ataque al cuartel, al día siguiente se desencadenó en Formosa una durísima persecución contra militantes de la Juventud Peronista con centenares de detenidos. También contra la Unión de Ligas Campesinas Formoseñas, ULICAF, la Asociación Judicial Formosa y otras. Inclusive estas detenciones llevaron al Obispo de Formosa, Monseñor Scozzina, a cerrar todos los templos de la Provincia en protesta. Pocos meses después, las instalaciones del RIM29 se transformaron en un Centro Clandestino de Detención y exterminio, donde pasaron centenares de formoseños y se “desapareció” a cuarenta de ellos. Esos crímenes de lesa humanidad se juzgaron en el juicio al ex general Colombo “gobernador” militar de entonces, condenado y muerto culpable y hoy se están juzgando en la causa “Camicha” entre otras.

Recordar a esos soldados conscriptos nunca  puede llevar a glorificar a un ejército que ya aplicaba la doctrina francesa en Tucumán, que constituido en “partido militar” venía asesinando a su pueblo desde hacía décadas. Solo como muestra , recuerdo los trágicos sucesos de la Patagonia Trágica, el bombardeo a Plaza de Mayo, la revolución libertadora, la masacre de Trelew  y todos los golpes desde 1930, que impidieron el libre juego de las ideas en la sociedad argentina. Las fuerzas armadas de la Escuela de las Américas no merecen un lugar en la historia que la amnesia de algunos se empeña en proponer. Nada más lejos del Ejército de San Martin que liberó tres países de la Patria Grande.

Con todo el dolor que se vivió, nunca será equiparable el terrorismo de estado de Videla a este triste suceso de nuestra historia. Por eso, aprovechar los 5 de octubre para hacer apología del terrorismo de estado y de la “lucha antisubversiva”,  es la forma más oscura de negar la historia. En especial por parte de aquellos que, en Formosa, jamás tuvieron una palabra de aliento a las víctimas de la dictadura, a las mujeres detenidas y violadas, a los niños apropiados, a los familiares de desaparecidos y a todos lo que padecieron esos años de terror.

Esos mismos hoy propugnan equiparar ese hecho y el terrorismo de estado, reinstalando la teoría de los dos demonios, mediante un proyecto de ley que intenta reparar a los familiares de los soldados. No es que no lo merezcan. Solo el camino es errado. Y mucho menos la autoría de quienes aún defienden el modelo de país que la dictadura cívico militar quizo instalar. La soledad de las victimas y querellas en las causas por delitos de lesa humanidad en Formosa asi lo demuestran.

Hoy, recordamos a esos soldados formoseños que con veinte años ofrendaron sus vidas. Y también a jóvenes de veinte años que hicieron lo propio en la convicción de una Patria para todos, sin análisis sesgados, sin “diarios del lunes”, sin adjetivos calificativos.

Mi solidaridad a las familias de esos soldados formoseños en el recuerdo y el dolor de esas ausencias. Y a los 30.000 desaparecidos de la dictadura militar, ambos victimas  del proyecto de pais del privilegio.

La más perversa  de las amnesias es aquella que utiliza los muertos para hacer política.

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails