domingo, 4 de noviembre de 2012

Un ajuste de cuentas del pasado

04/11/2012
Por Laureano Barrera
lesahumanidad@miradasalsur.com

La Bonaerense golpeó a tres militantes; entre ellos, al hijo de Pedro Pablo Turner, ex intendente asesinado en la dictadura.

El domingo último, alrededor de la una de la tarde, la oscuridad de otros tiempos volvió como un aluvión a la vida de Oscar Turner. Estaba acondicionando la casa en Lomas de Zamora a la que iba a mudarse después de un exilio de muchos años en Suecia, cuando irrumpió una patota de policías y civiles con modales bien bonaerenses: uno básico, no tener orden de allanamiento. Uno de los uniformados le puso el caño de un arma a uno de los militantes del Movimiento Pedro Pablo Turner –en memoria de su padre– que estaba en la vereda, y los hicieron entrar. Eran seis o siete, uniformados y de civil, y en la puerta, a la vista de todos, esperaban cinco o seis patrulleros. Les pegaron: Turner tiene un testículo hinchado y uno de sus compañeros, traumatismo lumbar.

Turner. Fue intendente de Lomas de Zamora.
Lo destituyeron en 1974 y lo sucedió Duhalde.
–Yo soy un hombre de trabajo –se quejó tímidamente Turner mientras les pegaban y los amenazaban.

–¡Dónde! –le preguntaron.

–En el Senado, con (Gabriel) Mariotto –fue la respuesta.

–Dejame de politiquear, la chapa no me importa –replicó uno, y los golpes e insultos por su procedencia política ganaron intensidad.

Los visitantes, además, desbarataron el lugar. Desplumaron las bolsas de ropa que juntan para repartir en el barrio. Rompieron una heladera nueva. Después los esposaron y los llevaron al nuevo Destacamento de Villa Rita. En el trayecto les dieron razones contrapuestas por el atropello: primero, que buscaban las llaves de una camioneta robada por una denuncia anónima; después, que buscaban a cuatro hombres armados. En Villa Rita los tuvieron cuatro horas ilegalmente incomunicados: a Turner no le dieron ni el agua que pidió; a uno de sus dos acompañantes, ni el remedio para el asma. Después, sin más, los soltaron.

“Quieren que nos vayamos de Lomas de Zamora, pero nos vamos a quedar militando acá, donde hizo tanto nuestro viejo”, afirmó aMiradas al Sur Oscar. Su padre, Pedro Pablo Turner, fue intendente de la localidad en 1973 por la Juventud Peronista. Fue destituido y luego asesinado por la última dictadura.

No es la primera vez que la policía local carga contra Oscar. Un domingo de febrero de 2011, después de asistir al programa 6,7,8 –donde contó la forma irregular en la que Duhalde sucedió a su padre en la intendencia–, lo esperaron cerca del Puente La Noria.

–Tomátelas de acá, politiquito hijo de puta –le dijeron.

Lo siguieron en un auto. Oscar escapó en una moto y se escondió en lo de un compañero.
La denuncia del hecho quedó radicada en la Unidad Fiscal 11 de Lomas de Zamora. Se pidió intervención a Asuntos Internos y se hicieron algunas diligencias.

El viernes por la tarde hubo un acto de repudio en la esquina del destacamento policial. Había unas cien personas. “Había punteros de la municipalidad diciéndole a los vecinos que era un hijo de desaparecidos haciendo lío y que queríamos cerrar el destacamento”, contó el militante Manuel Núñez. Asistieron el hermano de Juan Manuel Abal Medina, diputados provinciales y organismos. Los oradores pidieron el esclarecimiento del hecho.

Miradas al Sur se comunicó con la comisaría 1ª. de Lomas de Zamora, de la que depende el destacamento de Villa Rita.

–Eso es una versión, puede ser la verdad o no, yo no se lo voy a decir. Imagínese que yo tengo una carrera, no le puedo dar esa información –dijo el subcomisario al teléfono.
–¿Y si me acerco hasta ahí? –preguntó Miradas al Sur.

–Preséntese en el Destacamento y vea si el responsable de allí quiere darle información; uno sabe lo que hace– dijo, dando por finalizada la comunicación.

En el Ministerio de Seguridad y Justicia de la provincia, la respuesta fue más insólita. Durante todo el viernes, voceros del ministro Ricardo Casal no atendieron los llamados de este diario. Por la tarde, desde el área de prensa dijeron enterarse del episodio por este diario, y una secretaria privada del ministro también negó conocerlo, a pesar de que el acto transcurría en ese preciso momento, y aseguran dos asistentes que estaban en el destacamento casi todos los comisarios del distrito. La secretaria de Casal pidió que se enviara por correo la descripción del hecho, y prometió averiguar detalles para dar la respuesta institucional de la cartera que debería conducir la policía.

Esa respuesta nunca llegó.

El golpe del bañero. La intriga entre Duhalde, la Bonaerense y la familia Turner podría proyectarse hacia atrás como en un juego de espejos. El Negrito Pedro Pablo Turner había nacido en Chaco en 1940, y se había moldeado en la militancia en los suburbios de Ingeniero Budge. Fue obrero gráfico y delegado de base de la CGT de los Argentinos. Ese tesón y esa coherencia, los que demostraba conduciendo la Agrupación Eva Perón, le habían valido la candidatura a primer concejal lomense en las elecciones de 1973. La intendencia la ganó Ricardo Ortiz. Como segundo concejal, se acomodó silenciosamente un abogado del sindicato de trabajadores municipales, que había hecho sus pininos como director de Asuntos Legales de la Municipalidad de Lomas de Zamora durante la dictadura de Lanusse.

Cinco meses después de la asunción, el intendente Ortiz fue destituido acusado de escándalos de corrupción, y asumió la intendencia Turner. Focalizó su administración en aumentar la infraestructura de los barrios: el Operativo Chacho Peñaloza implicó el desarrollo de la zona de Provincias Unidas, y el Cinturón Blanco dotó de luces el camino Negro y extendió la red de agua potable hasta Villa Albertina. Eran obras en las que el Estado ponía los materiales y los militantes y vecinos la mano de obra.

Turner fue destituido en mayo de 1974 acusado de haber malversado el dinero de cuatro mil ladrillos donados a una sociedad de fomento y de la concesión de la recolección de residuos en la que aparecía como responsable. En la línea sucesoria aparecía el primer concejal: Eduardo Duhalde. Pablo Turner, otro de sus hijos, tiene otra versión: un grupo armado tuvo secuestrado ocho horas a punta de pistolas a su madre y sus hermanos, hasta que Turner firmó la renuncia. Durante la gestión de Duhalde se produjo en Lomas la masacre de Pasco: militantes de la JP y un concejal –Héctor Lencinas– fueron asesinados y dinamitados en un baldío de José Mármol, en lo que algunos historiadores consideran el debut de la Triple A. Hay incluso quienes afirman que cuadrillas municipales habían pegado carteles de desvío para liberar el paso de la patota.

Cuando la Junta Militar de Videla usurpó el poder, Turner cargaba con la cruz de ser un “perfecto burócrata marxista”, como lo había calificado la revista El Caudillo, vocero de la Triple A. Estaba en Chaco cuando la policía provincial, una comitiva de la policía bonaerense y otra de la Triple A viajaron a buscarlo. Turner no estaba, pero se presentó por propia voluntad en la seccional. Estuvo un mes y medio preso, a disposición del PEN. El 16 de mayo de ese año su cadáver torturado apareció en una fosa común de Avellaneda. Sus hijos nunca pudieron verlo: sólo le extendieron un certificado de defunción.

Aquellos lazos contraídos por Duhalde con las fuerzas del orden se profundizaron cuando se convirtió en uno de los hombres fuertes del peronismo bonaerense, y llegó a su punto cúlmine cuando, ya ungido gobernador, dejó la suerte de la seguridad ciudadana en manos de laMaldita Policía. “Lo que quieren es a la familia Turner afuera de Lomas de Zamora”, dice Manuel Núñez, el viejo compañero de militancia del intendente asesinado.

–¿Para ustedes la Bonaerense fue el brazo ejecutor de órdenes que surgen de sectores políticos afines al duhaldismo? –repreguntó este diario.

–Por supuesto. Acá, los jueces, los fiscales y la policía los sigue manejando Duhalde –dice Núñez.

Esos lazos, agrega el militante, también siguen fuertes en el poder político comunal: “El intendente Martín Insaurralde es el yerno de Toledo, que era el secretario privado de Jorge Rossi. Rossi presidió Loterías y Casinos con Duhalde. En los ’90 se decía que era su Yabrán”.

Fuente: Miradas al Sur.

Reacciones:

1 comentarios:

alfinal con esto que paso se paraliso todo , todo quedo en nada donde esta la justicia, o cazesa esta atras de esto jueces abogados politicos ext

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails