martes, 28 de agosto de 2012

VENGO A PEDIR PERDON POR LA VERGUENZA DE HABER CALLADO DURANTE TANTO TIEMPO

La madre de Sara Fulvia Ayala y Viviana (izquierda), hija de Pedro
Morel y de Sara Fulvia, cuyos retratos fueron
incorporados a la sede tribunalicia.
(MDT) En el hall de entrada del Edificio Tribunales de la Ciudad de Formosa, se realizó un emotivo acto por el cual el Poder Judicial Formoseño rindió homenaje a trabajadores judiciales desaparecidos durante el terrorismo de estado y a ex detenidos.


El Presidente del Superior Tribunal cerró el acto pidiendo disculpas, al igual que el ex presidente Nestor Kirchner, "por la verguenza de haber callad durante tanto tiempo.

Se descubrieron cuadros de cinco desaparecidos pertenecientes a la Asociación Judicial Formosa y al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT): 

Los desaparecidos

Pedro Crisólogo Morel nació en Dalmacia e ingresó al Poder Judicial en marzo de 1967, habiéndose desempeñado antes de su detención en la Asesoría de Menores. Fue además secretario general de la Asociación Judicial Formosa. Cuando fue detenido tenía 32 años.

Zulma Nélida Sena. Nació en General San Martín (Chaco) e ingresó al Juzgado de Primera Instancia del Trabajo en julio de 1974 cumpliendo funciones como empleada administrativa hasta su secuestro en 1976. Tenía 24 años.

Sara Fulvia Ayala. Oriunda de San Lorenzo (República del Paraguay). Ingresó al Poder Judicial en marzo de 1975, desempeñándose como empleada administrativa en el Juzgado del Trabajo. En julio de 1977 fue secuestrada y tenía 22 años. Era la esposa de Pedro Morel y militante junto a el en el PRT-ERP.

Mirta Leónidas Insfrán, nació en Villa Escolar, ingresó al Poder Judicial en julio de 1975, desempeñándose como administrativa en el Juzgado de Paz de Mayor Cuantía N° 2. Fue secuestrada en el mes de agosto de 1976. Tenía 20 años.

Ricardo Ramón Borgne: nació en Formosa (capital), ingresó en octubre de 1975, cumpliendo funciones administrativas en el Juzgado Criminal y Correccional N° 3 hasta su desaparición en agosto de 1976. Tenía 23 años. Era el esposo de Mirta Leonidas Insfran.

Morel y Ayala fueron detenidos en la localidad bonaerense de Claypole y trasladados a Resistencia. Junto al resto de los homenajeados fueron torturados en los Centros Clandestinos de Detención "Regimiento 29 de Infantería de Monte" y "La Escuelita de San Antonio" de la Policía de la provincia de Formosa.

Emotividad

Hizo uso de la palabra Sara Mareco, quien muy emocionada recordó a sus amigos y compañeros, destacando sus valores humanos y su compromiso político por un pais mejor "Están en nuestros corazones, siguen vivos; hoy están entre nosotros acá en esta emotiva recordación".


El delegado en Clorinda de la Asociación Judicial Formosa, Osvaldo Orué atacó con dureza al terrorismo de Estado imperante entre 1976 y el retorno de la democracia en 1983, sostuvo que el plan de exterminio de la dictadura militar quizo lograr impunidad por los crímenes cometidos. "Sin embargo hoy los desaparecidos son recordados más que nunca", acotó. Finalmente recordó la posición de su gremio y de las organizaciones derfensoras de los derechos humanos presentes en el acto, la APDH local, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, la agrupación H.I.J.O.S. y la Cátedra Abierta de Derechos Humanos de la UNAF: "Ni olvido ni perdón, Justicia".


Al hablar en el cierre del acto, el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Ariel Gustavo Coll admitió que hace mucho tiempo tendrían que haber hecho este merecido homenaje, y calificó al acontecimiento como un acto de absoluta justicia reparadora de la memoria, no solo de quienes pertenecieron y pertenecen al Poder Judicial de Formosa, sino de la provincia toda.


H.I.J.O.S. FORMOSA
El Dr. Coll reconoció que el Poder Judicial de Formosa, como institución republicana, como parte del Estado, se mantuvo en silencio, pese a muchos de sus mejores hombres y mujeres sufrieron los horrores de la dictadura, y dijo que aún hoy, releyendo la última actuación útil que existe en los legajos de los empleados desaparecidos, -se nos hiela la sangre cuando leemos las Acordadas que los declaraban "allá por 1976 1977- cesantes por faltas injustificadas. A ellos, a quienes se llevaron para no traerlos nunca más".


Expresó que en nombre del Poder Judicial formoseño vino a perdir perdon, como ya lo hiciera un ex presidente de la Nación- "por la vergüenza de haber callado durante tantos años, por las atrocidades que se cometieron contra tantos compañeros judiciales, entre quienes se encuentran aquellos que hoy estamos recordando especialmente y cuyos cuerpos , sus cancerberos y verdugos, aún hoy se empeñan en ocultar, por el silencio, por el temor, por las anteojeras que impidieron ver lo que luego la historia hizo evidente".


Finalmente expresó ante los emocionados familiares de los caidos: "Compañeros bienvenidos a casa".


Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails