martes, 30 de octubre de 2012

DOMATO: EL GENOCIDA QUE ENTREGÓ SU NIETA.

30/10/2012

(MDT) El juez federal subrogante de Formosa, Pablo Nuñez Pividori, procesó con prisión preventiva al tenebroso represor Horacio Rafael Domato, quien actuara en la dictadura como responsable del Centro Clandestino de Detención Regimiento 29 de Infantería de Monte 29 de Formosa. Tambien actuó en el Centro Clandestino de Detención "La Escuelita de San Antonio" de la Policía de la Provincia de Formosa.

Domato estuvo prófugo de la justicia durante seis años. En diciembre del año 2011, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Filial Formosa, denunció judicialmente que el represor continuaba cobrando sus haberes como gendarme retirado en la ciudad de Córdoba, donde se presentaba a la Policía para que le extiendan certificados de supervivencia. Ello posibilitó su detención en Mayo de 2012.

Cuando la comisión policial enviada especialmente por el Ministerio de Seguridad de la Nación se presentó al domicilio de su hija en la Provincia de Córdoba, el represor se presentó como un amigo de la familia. El engaño estaba por funcionar hasta la llegada de su nieta de la escuela quien, delante de los policías lo abrazó diciéndole ¡abuelo!.

Hasta entonces, Domato realizaba actividades comerciales en la venta de cueros en Asunción del Paraguay y comia asados en Formosa asiduamente con personajes de la vida política y social.

Trasladado a Formosa, resultó imposible obtener una fotografía actual de el dada la protección que le brinda el Servicio Penitenciario Federal en ese sentido.

En este mes de octubre Domato fue procesado por asociación ilícita en concurso real con el delito de privación ilegítima de la libertad (32 hechos) y por tormentos agravados en 27 hechos.  También por la desaparición forzada de los militantes del PRT Fausto Augusto Carrillo, Mirta Insfran y Ricardo Borgner, y el policía Luciano Ramón Díaz. Por cierto no fueron los únicos delitos cometidos por el torturador ya que por los Centros Clandestinos de Detención formoseños pasaron centenares de detenidos, muchos de los cuales continúan hoy desaparecidos.

Entre los delitos cometidos se destacan las horribles torturas cometidas contra el soldado conscripto Carlos Rolando Genes, acusado de “bailar con una subversiva en una fiesta”, quien apareció suicidado en su celda del Regimiento que debía cuidarlo por estar bajo bandera. El homicidio de Genes quedó en el tintero del auto de procesamiento, independientemente de si se trató de un homicidio o un suicidio. Genes era hermano de un Ramón Gumersindo Acosta, un gendarme que cayó combatiendo en Malvinas durante la dictadura.

El mantenimiento de su prisión preventiva se fundó en el carácter de delitos de lesa humanidad que se le endilgan.

Reacciones:

0 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails